Mexicano estudia el origen del universo

  • Participa Universidad Iberoamericana en dos colisionadores de partículas

México-DF Marzo 4 de 2011

-Agencia ID-

Hace alrededor de 13 mil 700 millones de años toda la energía existente estaba concentrada en un punto más pequeño que un átomo. Al encontrarse tanta materia condensada, se originó una explosión que conllevó a la formación de galaxias, planetas y estrellas a partir de partículas elementales.

Esta teoría es considerada un paradigma científico que en la actualidad convoca su análisis por parte de diversos grupos de investigadores de todo el orbe. Los avances tecnológicos también han contribuido a su estudio, muestra de ello son los llamados colisionadores de partículas, que permiten a los expertos indagar más a fondo sobre el origen de la existencia.

Los colisionadores fueron diseñados para que dos haces de protones sean acelerados en sentidos opuestos hasta chocar entre sí en un punto de interacción, y de esta manera recrear eventos similares a los ocurridos durante el Big Bang. Por razones de seguridad, estos laboratorios son construidos a cierta profundidad de la tierra debido a la radiación que emiten. Además, en esas condiciones es posible controlar la temperatura y favorecer la estabilidad de las partículas

La complejidad de estos instrumentos científicos dificulta su construcción en gran número. De hecho, son pocos los colisionadores que existen actualmente, y en su mayoría son puntos de encuentro de investigadores de diversas nacionalidades. En el caso de México, un ejemplo es el del doctor Salvador Carrillo Moreno, la Universidad Iberoamericana (UIA), quien colabora en los dos proyectos más importantes a nivel mundial.

La primera participación de Carrillo Moreno es en el Fermi National Accelerator Laboratory (Fermilab, por sus siglas en inglés), que se encuentra localizado 50 kilómetros al oeste de Chicago.

De acuerdo con el experto de la UIA, su colaboración en Fermilab se centra en el Collider Detector at Fermilab (CDF, por sus siglas en inglés) cuyo objetivo es descubrir la identidad y las propiedades de las partículas que componen al Universo, además de comprender las fuerzas y las interacciones de ellas.

Cabe mencionar que la tarea del científico mexicano en el laboratorio de Chicago, junto con estudiantes de ingeniería física, es analizar el comportamiento que tiene la partícula Z0 (responsable de la fuerza débil), mediante un decaimiento no común. “Al momento de generar un choque entre dos Z0 (una con carga positiva y otra con carga negativa) se crean nuevas partículas, las cuales nos darán un conocimiento más a fondo de lo que está hecho el Universo” indicó.

El especialista sostuvo que aunque este tipo de investigación ha mostrado algunos resultados, todavía falta tiempo para conocer mejor los fenómenos registrados y de esta manera acercar a la ciencia al conocimiento del origen del Universo.

Por otra parte, comentó que recientemente inició su colaboración en el Centro Europeo de Física Nuclear (CERN, por sus siglas en francés), donde se encuentra el más grande acelerador de partículas, el Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés), localizado a 100 metros bajo tierra, en la frontera franco-suiza.

En este último, el convenio alcanzado por la UIA permite hacer estancias en veranos de sus alumnos e investigadores en el CERN para contribuir en este tipo de desarrollos y de esta manera fortalecer los lazos entre estas instituciones. “Próximamente se hará un visita junto con un estudiante para buscar tener una participación más activa en este laboratorio y estar presentes en los nuevos hallazgos científicos” abundó. (Agencia ID)

Colisionador de particulas

Colisionador de particulas

Leave a Reply